José Luis Palma: “Está científicamente demostrado que favorecer el desarrollo intelectivo mejora la salud y alarga la vida”

jose luis palma

Por Alberto Espinosa.

Se define a sí mismo como médico, lector, bloguero y colaborador de radio y televisión. José Luis Palma es, además, escritor. Su interés en la Historia le ha llevado a crear, de su puño y letra, novelas como ‘El paciente de El Pardo’, en la que cuenta las últimas horas de Francisco Franco; ‘Mi amor por un reino de Córdoba’ o ‘En los lugares de la inocencia perdida’, entre otras. Su último trabajo, ‘El divorcio de Adán y Eva’, narra el paso del fuego a la ceniza de dos parejas, en lo que supone una acertada reflexión sobre el matrimonio.

Dado que dicen que la historia es cíclica, ¿leer novela histórica es mirar al futuro?

Dicen que los pueblos que desconocen su historia están condenados a repetirla. Recordemos nuestro pasado histórico y veremos que hay hechos no para no olvidar sino que, recordándolos, evitaremos que se puedan repetir. En cierto modo sí; conocer tu historia te obliga a mirar hacia delante más que hacia atrás, aunque no esa mi intención cuando escribo novela histórica o de ficción histórica.

Escritor y cardiólogo. ¿Qué le aporta la literatura al corazón?

Digamos que es un flujo bidireccional. La literatura alimenta el corazón que es el órgano donde la sabiduría popular referencia el espíritu o si se prefiere la pasión, por eso decimos “te quiero con todo mi corazón” o “te odio con todo mi corazón”. Recíprocamente, lo que se escribe con el corazón es bueno por naturaleza. Así que una y otro se retroalimentan

¿Mejora la salud ser buen lector?

Está científicamente demostrado que llevar una vida internamente rica, acompañada de un mundo de relación cultural que favorezca el desarrollo intelectivo, mejora la salud a nivel somático y alarga la vida. Pero dicho lo anterior y teniendo en cuenta que la lectura suele hacerse sentado o acostado, un médico siempre recomendará que hacer ejercicio es algo muy saludable.

En ‘El Paciente de El Pardo’ cuenta las últimas horas del General Franco. ¿Cómo murió realmente el dictador?

Murió tal como se describe en ‘El paciente de El Pardo’, después de una agonía larga y dolorosa. Ocurrió un 20 de noviembre de 1975 a las dos y media de la noche aunque, por razones estratégicas y de protocolo, la hora oficial del fallecimiento se fijara en las cinco y veinticinco. En el libro se describen de manera minuciosa todos los acontecimientos humanos y médicos que acontecieron en aquellos treinta y ocho agónicos días y se enlazan con los más relevantes hechos sociopolíticos que simultáneamente ocurrían en las calles de todo el país. Fue un período decisivo y crítico en la historia de España que tras cuarenta años de dictadura se abría hacia nuevos, aunque inciertos, horizontes.

Háblenos de su última novela.

La última novela, que ya está disponible en Amazon, se titula ‘El divorcio de Adán y Eva’. Como puede leerse en la sinopsis el texto abre al lector un mundo que indaga en las profundidades de la condición humana. Un hombre y una mujer viven una aventura extraconyugal en un hotel “con encanto” tratando de profundizar en sus relaciones para, al mismo tiempo, alejarse de sus respectivos matrimonios extinguidos o a punto de terminarse. La novela conduce a sus cuatro personajes hacia una profunda reflexión sobre la dificultad que el paso del tiempo y la irreversibilidad del mismo establece en las relaciones humanas y en el desesperado intento que cada uno de ellos busca en el otro para recuperar una imposible felicidad. ‘El divorcio de Adán y Eva’ narra la negación de un pasado cierto, la imposibilidad de un futuro esperanzador y pone al lector ante el precipicio de su propia vida. Creo que es una de mis mejores novelas y ya ha recibido buenas críticas de los lectores.

¿De qué novela está más orgulloso?

Creo que de ninguna, quizá el término más apropiado sería satisfecho. Siempre que se termina una novela y se vuelve a repasar, a leer, a retocar, a volver a leer una y más veces, siempre se encuentran errores tanto ortotipográficos como sintácticos, lo que obliga a pequeños y continuos retoques. Paradójicamente, las novelas que, como padre de las criaturas, más me gustaron son las que no ocupan los lugares más relevantes en las listas de amazon. ‘Mi amor por un reino en Córdoba’ y ‘El paciente de El Pardo’ son las mejor clasificadas lo que me hace suponer que los lectores están más interesados en el género histórico y el de ficción histórica que en otros.

¿Qué representa para usted el formato digital en la literatura?

La irrupción en el mercado literario de los actuales sistemas digitales ha sido como un soplo (más bien un vendaval) de aire fresco que ha venido no sólo para quedarse y mejorarse, sino además para facilitar la publicación y divulgación de obras a los escritores y facilitar la lectura a los usuarios de libros electrónicos. Todavía el mercado es minoritario en relación al papel pero se observa una continua tendencia al alza. Estoy seguro de que el papel no morirá pero en el futuro la publicación y la lectura digital acabarán por ocupar un espacio muy amplio en este singular terreno cultural. El mundo editorial estaba muy anquilosado y además económicamente herido por la crisis económica general. La llegada de la edición digital ha cogido a algunos editores por sorpresa obligándolos a reaccionar mediante la modificación de sus estrategias. Cada día vemos como editoriales clásicas en papel están creando sus propias plataformas digitales para competir con Amazon que, al día de hoy, representa la mayor librería a escala mundial, con millones de obras publicadas en los idiomas de uso común. Amazon proporciona además una gran libertad a sus escritores para que suban sus obras con absoluta libertad. En el futuro será obligado que se implementen herramientas para que, mediante un oportuno filtrado, el lector se oriente mejor dentro del actual mare magnum de obras exhibidas.

¿Qué autores han influido en su obra?

Diría que muchísimos; desde los clásicos hasta los más actuales. Si tuviera que eligir un momento literario concreto diría que la literatura de mediados del siglo XX me ha atraído siempre de un modo singular y muy por encima de las demás. Me gusta mucho leer a autores como Knut Hamsum, Milan Kundera, Hermann Hesse y otros. Me fascina la literatura de los hispanoamericanos García Márquez, Benedetti, Borges, Bolaño, Cortázar y un largo etcétera, o nuestro Delibes, Valle-Inclán, Baroja o Cela en su primera época. Más cerca de nuestros días otros de categoría indiscutible como Murakami, Imre Kertesz, Coetzee… La lista sería muy larga y todos, de una u otra manera, han influido en mi modo de escribir.

¿En qué proyectos trabaja actualmente?

Hice un stop obligado después de mi última novela pero hace un mes inicié una nueva novela que va sobre regresiones, vivencias de la vida intrauterina y sus posibles repercusiones en la vida adulta; no desde un punto de vista somático sino psicológico y conductual. Ya veremos; es una obra compleja que aun me plantea muchas dudas sobre su desarrollo y más aun sobre su solución final. Es mas, no sé si la podré llevar a buen puerto. El tiempo dirá.

Deja un comentario